martes, 15 de julio de 2008

El encuadre de Kurosawa

A veces pecamos de querer ver más de lo que hay y divagamos buscando explicaciones artísticas donde solamente hay casualidad. O a lo mejor el arte es eso, y los grandes creadores son capaces de hacer estupendas películas sin planificar en exceso, simplemente dando rienda suelta a su talento y creatividad. Sirva como ejemplo esta anécdota que cuenta Sidney Lumet en su libro "Así se hacen las películas. Sidney Lumet. Editorial Rialp. 1999." Cuenta Lumet que se encontró con Kurosawa en una reunión y aprovechó para comentarle con gran admiración que por qué se había decidido por un determinado encuadre en un plano de su película Ran, que le parecía una solución maestra. Kurosawa con toda tranquilidad le respondió que si hubiera girado la cámara un poquito más a la izquierda , una fábrica de Sony habría entrado en cuadro; y si la hubiese girado un poquito más a la derecha, nos habríamos topado con el aeropuerto; ni una ni otro se correspondían mucho con una película de época.
Lo dicho, a veces las cosas son más simples y casuales de lo que nosotros queremos verlas...
Ran (Akira Kurosawa, 1985)...



Video de jokerkiwi

4 comentarios:

Sixto dijo...

Vaya, está curioso este séptimo cielo. Voy a seguir paseándome por este templo del cinéfilo.

Mr.Ripley dijo...

Bienvenido Sixto, pues aquí serás bien recibido siempre que vengas
:-)

Papagena dijo...

Me encanta esta anécdota. Es como la escena de la cola del cine en Annie Hall, jajajaja

pilar dijo...

si pero el Kurosawa cuando se pueso hacer la escena allí seguro que lo tenía milimetrado, me da que los genios dejan poco a la casualidad, si de caso su genialidad saca partido de ella.
Por cierto, como me gustaria volver a ver esta pelicula.