jueves, 16 de abril de 2009

Imágenes en la retina

Hay escenas de películas que se te quedan clavadas de manera perenne en la retina. Y una de ellas pertenece a la película de Fritz Lang, Los Sobornados, de 1953. En ella, Lee Marvin (pocos actores han hecho tan buenos malos como él) discute con Gloria Grahame y termina arrojándola café hirviendo sobre su rostro. Sin duda una de las imágenes más recordadas del cine negro (quizás junto a Richard Widmark lanzando a una paralítica con su silla de ruedas por las escaleras). La primera vez que la ví ya se me grabó a fuego y las veces siguientes aún no había perdido un ápice de impacto sobre mi retina. Forma parte de una de las grandes películas que Lang rodó en Estados Unidos. Una película llena de gestos, de comportamientos, de personajes y de sentimientos. Un hito del cine negro que el maestro alemán moldeó con el talento y la precisión de la que sólo él era capaz. No contento con inventar el cine en su etapa alemana, lo reinventó en su etapa americana. Decía Truffaut del estilo de Lang que cada plano, cada movimiento de la cámara, cada fotograma, cada movimiento de los actores, cada gesto está decidido y es inimitable. Desde luego nos dejó imágenes inimitables grabadas en la retina...



Video de AnthonyAmmo

6 comentarios:

Papagena dijo...

Es que la escena es impactante de narices!!! Me encanta Gloria Grahame, y esta peli, pero me da mucha rabia que termine como termina (y no lo cuento por si alguien no la ha visto), y encima hablando de la señora esposa decentísima de Johnny Farrell (que ahora no me acuerdo del nombre del actor).

Y Lee Marvin cuidao que es malo...

Mr.Ripley dijo...

jajaja, Johnny Farrell=Glenn Ford :-D

ethan dijo...

Y puede que lo hiciera (Lang, lo de no dejar nada a la improvisación, estudiar y decidir todo al detalle) para ser coherente con su tema preferido, con sus historias donde, a su vez, el destino ya tenía todo decidido de antemano.
Saludos!

Fran dijo...

Entre mis malos favoritos (Tú lo has dicho) Richard Widmark, cuando le dice a la pobre señora, antes de tirarla con su silla de ruedas por la escalera, aquello de ¿Sabes lo que hago yo con las chivatas? Uf, difícil de olvidar. Edward G. Robinson, tampoco me decepcionó en “Cayo Largo”, pobre Claire Trevor ¡Maravillosa!
En "Los Sobornados" sólo tuve ojos para Gloria Grahame. Mis “bordes” favoritas tirando a malísimas Jane Greer o la bella Gene Tierney en “Qué el cielo la juzgue”. Hay bastantes.
Hay dos nombres en el cine de del oeste que los tengo adoptados, uno es el tuyo, el otro por siempre jamás; “Shane”. Un placer pasear por aquí

Vivian dijo...

Creo que Lee Marvin en esta película borda el papel de “malo” de cine negro, personajes que más que malos eran malvados. De la escena, que decir, pues eso, que es de esas escenas que se quedan grabadas en la retina.
De esta película una de las cosas que más me llamó la atención es el personaje de Gloria Grahame, que siendo una femme fatale, consigue conectar con el espectador y granjearse nuestra simpatía incluso antes del percance con el café.

Un saludo

Mr.Ripley dijo...

Un placer que pasees por aquí, Fran. Me encantan los momentos de cine negro que has mencionado y comparto admiración y embelesamiento por Jane Greer y Gene Tierney...

Ethan, Vivian, otro placer teneros por aquí comentando sobre eso que tanto nos gusta y de lo que tanto sabéis, el cine.

Saludos "noir" para todos :-)