jueves, 28 de febrero de 2008

El Vagabundo

(Entrevista de Richard Meryman a Charlie Chaplin en 1966. Recogida en el libro: Chaplin: Genius of the Cinema. Jeffrey Vance )

¿Puede hablar del momento en que creó al Vagabundo?
"Surgió en medio de una emergencia. El cameraman me pidió que me pusiera un maquillaje divertido. Yo no tenía la menor idea de qué hacer. Así que fui a la sala de vestuario y, en el camino, pensé, bueno, los haré filmar algo contradictorio: pantalones amplios, saco ajustado, cabeza grande, sombrero pequeño; alguien harapiento y al mismo tiempo un caballero. No sabía qué hacer con la cara, pero sabía que iba a ser una cara triste y seria. Quería esconder su lado cómico, y entonces encontré esos bigotes. Unos bigotes que no tenían nada que ver con una caracterización tradicional; eran más bien tontos y no escondían mi expresión.
Pensé: “Está bien”. Pero no encendió nada especial en mí. No hasta que tuve que interpretarlo delante de la cámara. Al entrar en cuadro, me sentí vestido, sentí que tenía una actitud. La escena, de la película Strange Predicament, tenía lugar en el lobby de un hotel, y el Vagabundo pretendía hacerse pasar por un huésped para llegar hasta uno de los sillones y descansar un rato. Todos lo miraban con cierta suspicacia,mientras yo imitaba todo lo que los huéspedes hacían: miraba hacia el mostrador, sacaba un cigarrillo, lo encendía, veía pasar un desfile. Y entonces me tropecé con la escupidera. Ese fue mi primer gag. En ese momento nació el personaje. “Este es un muy buen personaje”, me acuerdo que pensé después de tropezarme. Lo único que quería mantener no era tanto el traje sino sus pies. No importaba cuán bullicioso o exuberante se sintiera, siempre cargaba con esos pies cansados y enormes. Le pedí al departamento de vestuario dos pares grandes de zapatos viejos. Como tengo pies absurdamente pequeños, suponía que unos zapatos así me darían un andar cómico. Tengo gracia natural, pero tratar de ser agraciado con zapatos enormes... eso sí es gracioso.
Tiene esa pobreza gentil y silenciosa... Eso es lo que disfruto del personaje: que sea a la vez fastidioso y delicado. Pero nunca pensé en él en términos de encanto. Siempre relacioné al Vagabundo con cierto espíritu cómico que debía expresar. La reacción del público me motivó, pero nunca relacioné la creación del personaje a ella. El público siempre aparece al final del trabajo, no durante.
No creo que haya lugar para una persona así hoy en día. El mundo se ha transformado en un lugar un poco más ordenado. Aunque no más feliz. No existe la misma humildad. Diría que la humildad se ha convertido en una antigüedad. Pertenece a otra era. Por eso no podría crear al Vagabundo hoy. Y está el tema del sonido, por supuesto. Cuando llegó el cine sonoro no pude seguir con el personaje. No sabía qué voz darle. Por eso tuvo que desaparecer.
Siempre he dicho que la pantomima es mucho más poética, y tiene un atractivo universal que todos pueden entender si está bien hecha. El diálogo reduce a todos a cierta volubilidad. La voz es algo hermoso, sumamente revelador, y yo no quería ser demasiado revelador porque podía mostrar una limitación. Son pocas las personas cuyas voces alcanzan o al menos ofrecen la ilusión de gran profundidad, mientras que el movimiento es tan cercano a la naturaleza como el vuelo de un pájaro. La expresión de los ojos... no hay palabras. Hay expresiones de la cara que nadie puede ocultar. Un gesto de decepción puede ser tan sutil... Tuve que considerar todo esto antes de empezar a hablar. Y sabía muy bien que con el cine sonoro yo había perdido buena parte de mi elocuencia."

(Y ahora, ya podéis apagar la música y disfrutar del artista)


video de Pipuki



FILMOGRAFIA ESCOGIDA DE CHARLES CHAPLIN

1917 El Aventurero (The Adventurer)
1918 Vida de perro (A Dog's Life)
1918 Armas al hombro (Shoulders Arms)
1919 Un Día de juerga (A Day's Pleasure)
1921 El Chico (The Kid)
1921 Los Ociosos (The Idle Class)
1922 Día de paga (Pay Day)
1923 El Peregrino (The Pilgrim)
1923 Una Mujer de Paris (A Woman of Paris)
1925 La Quimera del oro (The Gold Rush)
1928 El Circo (The Circus)
1931 Luces de la ciudad (City Lights)
1936 Tiempos modernos (Modern Times)
1940 El Gran dictador (The Great Dictator)
1947 Monsieur Verdoux (Monsieur Verdoux)
1952 Candilejas (Limelight)
1957 Un rey en Nueva York (A King in New York)
1967 La Condesa de Hong Kong (A Countess from Hong Kong)

2 comentarios:

Papagena dijo...

Imposible no sonreír al verlo :-)
La mejor forma de terminar el día.

Gracias y buenas noches...

rosebud dijo...

¿El mayor genio de la historia del cine? Todavía me pregunto, casi un siglo despoués, como rodó determinadas escenas. Todavía me rio a carcajadas en algunos planos.