lunes, 18 de mayo de 2009

Matar a Bogart

"Aprendí muy pronto que no se podía matar a Clark Gable o a Errol Flynn. Pero cuando matábamos a Cagney y a Bogart, al público y a la taquilla le encantaba"

Raoul Walsh


Y eso fue así durante los años treinta, cuando Bogie completaba repartos como un estupendo actor secundario en multitud de películas de gangsters (algunas maravillosas como Ángeles con caras sucias o Los violentos años veinte), pero a partir de los cuarenta, desde que su amigo John Huston le hiciera encarnar a Sam Spade en El halcón maltés convirtiéndolo en un actor protagonista dueño y señor de la pantalla, ya nadie se atrevió a matar a Bogart en una película. A partir de ese momento Bogey cimentó su leyenda y desplegó todo el carisma que le hizo pasar a la categoría de mito. Bogart está en ese olimpo donde se encuentran aquellos actores que traspasaron su dimensión artística para convertirse en iconos. Algunas de las mejores películas rodadas tuvieron la suerte de contar con sus gestos, sus cejas arqueadas, su cigarrillo suspendido en las comisuras de los labios y su mirada de estar de vuelta de todo en la vida. Sólo él fue capaz de irse a tomar las aguas al desierto, de silbarle a Lauren Bacall o llevarse a Katharine Hepburn a recorrer un rio de África. Dijo John Huston en su funeral una tristísima mañana de un invernal día de enero: "No tenemos motivos para compadecerlo; sí a nosotros mismos por haberlo perdido porque nadie nunca podrá reemplazarlo"...




Video de BlauweBarry

9 comentarios:

ARIODANTE dijo...

Siiii! Tienes toda la razón, Ripley! Me encanta Bogart, pero nunca me había planteado que fue precisamente el gran Huston el que lo hizo entrar en el mundo de los inmortales.
¡Qué gran director, Huston! ¡Qué maravilla de peli, La rena de África! ¿Leíste el libro que se escribió sobre el rodaje, con todas sus complicaciones? Yo me reí mucho cuando leí que mientras estaban todos con disentería y diarreas, ni Bogart ni Huston, grandes bebedores, se pusieron enfremos, según ellos, porque mataban a los virus a base de puro alcohol...

Mr.Ripley dijo...

Dijo Huston que Bogart y él habían nacido para ser amigos. Y no me extraña, eran dos tipos que compartían una filosofía de la vida y una forma de ser... y encima sus colaboraciones cinematográficas son fantásticas. El rodaje de "La reina de África" dió de sí para escribir un montón de libros o rodar varias películas, vaya personalidades se juntaron!!

Saludos bogartianos Ariodante :-)

DIALOGUISTA dijo...

Cuantas peliculas me quedan por ver todavia de Bogart!!
Que bien la descripción que compartes. La "mirada de aquel que esta de vuelta de todo", que frase más precisa!!
SALUDOS!!

Mr.Ripley dijo...

Es que el rostro y la mirada de Bogart tenían mucho de tener un pasado a cuestas, todos sus personajes suelen jugar con ese encanto de pasado misterioso. Qué suerte tener todavía muchas películas de Bogart por descubrir Dialoguista!!

Saludos :-)

C.C.Buxter dijo...

Uno de los grandes, sin duda. Fíjate que, aunque Glenn Ford está muy bien, siempre he pensado que su papel en "Gilda" tenía que haber sido para Bogart... A mí me gusta mucho en "El sueño eterno", encarnando al detective Marlowe.

Como curiosidad, diré que Bogart y Wilder no congeniaron demasiado durante el rodaje de "Sabrina". Wilder le dijo a Cameron Crowe: "yo me llevo bien con los actores, menos cuando se trata de un hijo de puta como Bogart". No me extraña que nunca repitieran juntos :-)

Mr.Ripley dijo...

A mí también me encanta Bogart haciendo de Marlowe, pero no termino de verlo como Johnny Farrell en "Gilda", me parece un personaje demasiado "pardillo" para Bogey.

A pesar de esa reconocida animadversión entre Wilder y Bogart, son muy bonitas las palabras que le dedica Wilder en ese libro cuando va a verle ya muy enfermo y a punto de morirse: "Me apresuré a correr a su lado, y estuvo maravilloso, absolutamente maravilloso, y me pidió perdón. Le dije: "Olvídalo, esto no es una ceremonia de la corte británica. Yo me peleo con un montón de gente". No era verdad, pero se lo dije. Tenía aquel cáncer incurable, y se estaba muriendo a toda velocidad, así que el último recuerdo que tengo de Bogart es el de un tipo magnífico, porque así es como le ví la última vez que estuve con él. Era muy bueno, mejor de lo que él mismo pensaba. Le gustaba interpretar al héroe y, al final, consiguió serlo"

ARIODANTE dijo...

Vaya, no conocía esa anécdota de Bogart con Wilder. Ciertamente que el carácter de Bogart le iba más al de Huston que a Wilder. Incluso en Sabrina a mi me parece que Wilder no eligió bien. Holden está genial, pero Bogart no estaba hecho para ese papel. Claro que Audrey Hepburn se los come a todos, ¿no creeis?

Vivian dijo...

Bogart, Bogart, Bogart, curiosamente fue Bogart quien me llevó a participar por primera vez en este blog, con esa cita de “En un lugar solitario” conseguiste captar mi atención incluso antes de haber leído ninguna entrada.
Bogart, Bogart, Bogart, un tipo duro con corazón de gelatina.

Un saludo

Mr.Ripley dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Ariodante, lo mejor de "Sabrina" es Sabrina, o sea Audrey Hepburn. No es uno de los mejores papeles de Bogart, no le pega mucho.

Es que esa cita de "En un lugar solitario" es una de las citas más grandes de la historia del cine...

Saludos cinéfilos :-)