martes, 1 de septiembre de 2009

El cine como refugio

Contaba Francois Truffaut que, durante toda su adolescencia, el cine fue aquel refugio donde cobijarse para huir de una realidad que le resultaba excesivamente dolorosa. Y que incluso después, cuando la vida ya le trataba mejor y hasta le sonreía, no dejó de ver en el cine ese camino que le llevaba al país de nunca jamás. Sin llegar a la experiencia extrema de Truffaut creo que todos hemos encontrado en el cine esa puerta que nos abría paso al mundo de los sueños. Que nos ha permitido vivir todo tipo de aventuras en lugares inimaginables, viajar en el tiempo desde el pasado más remoto hasta el futuro más lejano. Conocer a las mujeres más hermosas y a los hombres más maravillosos. Reír y llorar con todo tipo de historias. Como ese arcón lleno de disfraces al que correr como niños. Todos los que amamos el cine tenemos en esa butaca, en la oscuridad de la sala, ese refugio que nos acoge y nos traslada al mundo de los sueños.



Video de hafizaguncesi

12 comentarios:

Dialoguista dijo...

Si, si. Como los maravillosos mundos a los que nos trasladan los libros, pero... CON IMAGEN Y MOVIMIENTO, Y SONIDO!!
Esos mundos todos diferentes, todos cautivadores, que amamos todos los cinéfilos!!
Saludos!!

fandestéphane dijo...

Una de las escenas más vistas de la historia del cine. Solo se puede cantar bajo la lluvia y hacer el burro de esa manera cuando uno se está enamorando.
Genial el chapoteo en el agua, no me canso de verlo jamás.
Por otro lado hoy se cumplen rigurosamente 31 años y 7 días que no piso un cine, y no pienso perder la antig¨uedad, pero nunca he dejado de ver cine, buen cine, pero en mi casa, que las salas de cine me ponían enfermo.
Mr. Ripley, ¿en qué cine habría visto casi 150 veces desde 1971 que fué la primera vez, Le Boucher de Claude Chabrol?

Saludos cordiales

Mr.Ripley dijo...

La verdad es que poder ver 150 veces "Le Boucher" de Chabrol, yo creo que ni en la filmoteca de Paris je,je Bueno, cada uno tiene su butaca de cine donde más le gusta, ya sea en el propio cine o en el salón de su casa, lo importante es disfrutar viendo películas

Saludos cinéfilos :-)

Myra dijo...

Yo soy de las que disfrutan en una sala de cine. Me parece mágicas. Me gusta hasta su olor. La luz tenue, el silencio. En cualquier caso, como tu bien dices, el cine es mi refugio, mi evasión.Cuando una película me gusta, la vivo, la disfruto, me la bebo. Y el musical es uno de mis géneros preferidos, aunque... tengo tantos..

Un saludo

Mr.Ripley dijo...

A mí me pasa lo mismo Myra, la sala de cine sigue siendo mi refugio, mi sitio mágico (sobre todo los dias laborables en las primeras sesiones sin adolescentes y palomitas je,je)y también vivo las películas y me gustan casi todos los géneros...

Saludos cinéfilos :-)

C.C.Buxter dijo...

Es común que la gente del cine hable de las salas a las que iba con ese cariño con el que lo hacía Truffaut, pero muchas veces me he preguntado si no será más bien una idealización de la infancia. En España, por ejemplo, he escuchado a tropecientos directores o actores decir que el cine era su refugio frente a "la realidad gris del franquismo" (siempre dicen lo de gris... en Francia no sé si sería gris o en color). En cualquier caso, creo que en la actualidad es más difícil esa sublimación de la sala de cine, ya que con los grandes multicines se le ha dado un toque más impersonal y mercantilista. No se puede hacer "Cinema paradiso" con un centro comercial.

Como sabes, mi relación con las salas de cine es casi inexistente. La última vez que fui padecí el ruido de la gente, los cuchicheos de los amantes e incluso un grito que no tenía nada que ver con la película. Y encima pagando un ojo de la cara. Con lo bien que se está en casa...

Mr.Ripley dijo...

Es cierto que el cine ya no es lo que era y las pírricas salas de los multicines le han quitado el encanto a las abrumadoras salas de antaño. En cuanto a la gente, pues probablemente haya sido maleducada siempre, antes y ahora. La posibilidad de ver cine en casa, comodamente y con teles de plasma y demás, ha llevado a muchos a cambiar el refugio de la butaca de cine por el sofá de su casa. Yo soy de los nostálgicos que todavía va al cine todo lo que puede a pesar de todos los inconvenientes que tiene y todavía consigo muchas veces convertirlo en mi refugio. De todas formas, como le decía a fandestephane, lo importante es difrutar del cine allí donde cada uno quiera y pueda.

Saludos cinéfilos y suerte con el estudio :-)

ARIODANTE dijo...

¡Qué texto tan elocuente, Mr Ripley! Estoy completamente de acuerdo contigo. No sé qué haría sin cine. De hecho, soy de peli diaria en casa. Toodas las noches. Como decía Cabrera Infante: ¿Cine o sardina? Pues, cine, aunque no cene.
Lo de los cines de antaño...pues si, ya no es lo que era. Y para ir a un minicine, prefiero la soledad de mi salón a soportar el tufo a palomitas de los habituales.
O las conversaciones; eso no lo soporto. Lo cautivador del cine de mi juventud era aquella gran pantalla, y aquellas sesiones de tres pelís o sesión continua, donde podías seguir sentada viéndola empezar de nuevo, o viendo la siguiente. Nadie te echaba. Y entonces era menos pejiguera y no me molestaba si oia conversaciones, supongo. Y nadie comia palomitas. Comíamos bocatas, ¡jajaja! Las sesiones de terraza, en verano, eran deliciosas.
Pero creo que la última vez que pisé un cine fue para ver El señor de los Anillos o Master & Commander, no me acuerdo ya.En pantalla grande, eso sí.

Vivian dijo...

Siempre he pensado que refugiarse en realidades imaginadas siempre es un buen refugio. Suelo comentar que mi verdadero amor son los libros, pero les pongo los cuernos con otros, el cine, la música…
Siempre es un buen refugio aquel que te permite soñar a través de los sueños concebidos por otra persona, especialmente cuando de pronto descubres que coinciden con los tuyos…
Me gustó esta entrada y me encantó que eligieras el video de “Cantando bajo la lluvia” es el vivo ejemplo de cómo una secuencia puede transmitir alegría contagiosa.

Un saludo

P.D: Aunque sea de la entrada anterior, me sumo a tu recomendación de “Up”, sencillamente maravillosa.

bela dijo...

Desde luego, Mr Ripley, la vida debería imitar mas al cine. Para mí ha sido fuente de inspiración. ¡¡¡Tengo a toda mi familia metida en el cine!!!...metaforicamente hablando, claro.
:)
Besos

Mr.Ripley dijo...

Encantado de leeros por aquí, Ariodante, Vivian y Bela...

Saludos cinéfilos :-)

David C. dijo...

A mi me pasa lo mismo. Grande Truffaut.