viernes, 9 de enero de 2009

Se apagó la voz de Escarlata

El 2008 ha sido una año terrible en cuanto a pérdidas en el mundo del cine. Nos dejaron Heath Ledger, Richard Widmark, Cyd Charisse, Mel Ferrer, Charlton Heston, Roy Scheider, Sydney Pollack, Rafael Azcona o Paul Newman entre otros. Y en los últimos dias del año tuvimos otras dos pérdidas muy sensibles. Se murió Robert Mulligan, uno de los grandes directores del cine hollywoodiense. A su mano se debe la maravillosa Matar a un ruiseñor, entre otros grandes films. Y también Elsa Fábregas, actriz de doblaje que puso voz a todas las grandes estrellas del Hollywood clásico. Suya fue la voz de Scarlett O´Hara, de Rita Hayworth en Gilda, de Katherine Hepburn, Ingrid Bergman o Bette Davies. Nunca he sido amigo del doblaje, pero hay que reconocer el talento y oficio de muchos de estos actores que se dedicaron a doblar las grandes películas durante tanto tiempo. Suya es la voz que uno le recuerda a Escarlata y otras diosas del celuloide en aquellas películas vistas en la niñez del televisor. Más estrellas para el cielo.



3 comentarios:

Vivian dijo...

Aunque el tema del doblaje resulta siempre controvertido no se puede negar la valía de los actores de doblaje, y en especial de la grandísima Elsa Fábregas, cuya voz siempre quedará unida a grandes actrices de la época dorada del cine.

Me da un poco de penita lo desapercibido que ha pasado en los blogs de cine la muerte de Mulligan, y entono el mea culpa por la parte que me toca, pero es lo que tiene morirse en época de vacaciones. En fin, aprovecho tu blog para tener un recuerdo para uno de los grandes, que, en mi opinión, mereció mayor reconocimiento en vida.

Un saludo.

P.D: Sí, leyendo todos los nombres, muchas pérdidas para un año...

pilar dijo...

me da la impresión de que actualmente no se dobla tan bien como antes, o no elijen adecuadamente las voces quizá, hay algunos doblajes absolutamente penosos, el de Bardem enla última de Allen por ejemplo, dan ganas de salirse del cine...
¿es manía mía?

saludos Mr. Ripley,

Mr.Ripley dijo...

No es manía tuya, Pilar, hay doblajes autenticamente indecentes.