lunes, 27 de julio de 2009

Y John Wayne se quedó sin la chica

Sólo para aquellos que hayan visto El hombre que mató a Liberty Valance, John Ford, 1962...

Sin la chica, sin la fama, sin la casa y sin la felicidad. Lo perdió todo a pesar de ser el hombre que mató a Liberty Valance. Leí una vez a un crítico que los personajes perdedores resultan mucho más fascinantes para el espectador que los ganadores. Una visión romántica que en este caso es muy cierta, puesto que el Tom Doniphon de Wayne nos cautiva mucho más que el formal, serio y afortunado personaje de Stewart, que es el que se queda con una chica que en el fondo no le quiere, una fama que en el fondo no le pertenece y una felicidad que no es tan grande como parece. Sólo un director como John Ford podía construir una película tan majestuosa para hablar del amor, del valor, de la amistad, del honor, de los sentimientos. Y sólo un actor de la categoría de Wayne podía representar con esa autoridad a un protagonista que se queda sin chica, sin fama, sin amor y sin felicidad a pesar de haber sido el hombre que mató a Liberty Valance...


Video de bluegardeniaDXC

7 comentarios:

Vivian dijo...

Andaba una vez conversando con un amigo sobre los héroes en el cine, los hay de muchos tipos, los que defienden causas justas, los que defienden ideales, pero sin ninguna duda los actos más heroicos suelen tener que ver con el amor…
Y eso es para mí Tom, un héroe de verdad, de los que nunca alcanzaran la gloria, ni la fama, ni el reconocimiento, porque sus actos son actos de amor, esos que no esperan recompensa, porque en eso consiste el amor, en desear la felicidad del otro por encima de todo, aún a costa de la nuestra, o tal vez es que los románticos somos así…

"Y una flor de cactus recordará quién fue el hombre que mató a Liberty Valance…"

Me gustó esta entrada, restableciendo “el nombre” del hombre.

Saludos y una flor, de cactus ;)

Mr.Ripley dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Vivian...

Saludos libertyanos y flores de cactus :-)

ARIODANTE dijo...

Muy bonita entrada, Ripley, ésa es una de las pelis que veo periódicamente y siempre me quedo impresionada y emocionada. Si, tienes rázón, los perdedores son más atractivos en cine o en literatura.
Pero yo no le quitaría mérito al personaje de Stewart; también hay que tener bemoles para soportar las burlas cuando haces lo que crees que es justo, y enfrentarse a una muerte segura (él no sabía que Doniphan estaba detrás)frente a Valance, para defender una postura de paz.
Y la chica quiere a ambos, en mi opinión: a Doniphan porque es el tipo fuerte, que representa el lado salvaje que toda mujer admira y le atrae en un hombre, y a Ranson porque representa la ley, la cultura, la justicia y la paz que toda mujer, (en su aspecto maternal) desea en el hombre con el que va a compartir su vida.
Y cada uno es un símbolo de cómo se construyó ese gran país: por un lado, el lado salvaje, la fuerza, la violencia, la ley del más fuerte, y por el otro, la cultura, la ley y...la civilización. Ambos se necesitan y se complementan.

Mr.Ripley dijo...

Es cierto, Ariodante, creo que el personaje de Stewart es también muy apreciable, por ese valor y confianza en querer cambiar las cosas aunque resulte menos atractivo al espectador. Yo pienso que la chica quiere a Stewart desde el afecto y el cariño, pero de quién está enamorada de verdad es de Wayne.

Myra dijo...

Preciosa película, maravilloso blaqnco y negro. Le tengo un cariño muy especial a esta película y me ha encantado cómo hablas de ella. Ese punto romántico que destila lo has trasladado a tus letras.

UN placer haber dado contigo y gracias por tu visita.

fandestéphane dijo...

Yo al no haberla visto, no me atrevo a profanar este post.
No sea tan cruel Mr. Ripley y déjeme participar también.
Aúnque al no ser un experto en este tipo de cine, no habría aportado nada nuevo.

saludos

Mr.Ripley dijo...

Bienvenida Myra, el placer es mío. Fandestephane ya está usted tardando en verla que no sabe lo que se pierde...

Flores de cáctus para todos :-)